Cuidado de los neumáticos

 

1. Presión de inflado

El uso de una presión de inflado adecuada es el factor más importante a la hora de contribuir a un desempeño y mantenimiento satisfactorios de los neumáticos industriales. La presión de inflado correcta puede determinarse pesando cargas de eje y haciendo uso de las tablas de carga/inflado mostradas para el tamaño del neumático. Todas las tablas dan la carga por neumático.

Subinflado

Puede causar daños al cuerpo de refuerzos del neumático. Una flexión anormal continuada del neumático causa un fallo prematuro de la carcasa del neumático.

Compruebe frecuentemente las presiones de inflado

Las presiones de inflado deben comprobarse regularmente (al menos cada dos semanas). Para un inflado preciso, utilice un manómetro especial de baja presión, cuya precisión debería comprobarse al menos una vez al año. Los neumáticos deben probarse fríos y antes de que la máquina se ponga en servicio. Un neumático que parece tener suficiente presión cuando está caliente estará subinflado cuando se enfríe.

2. Uso de llantas recomendadas

El uso de llantas más estrechas de lo recomendado conlleva problemas potenciales de montaje debido a que la tapa de la llanta o cubierta del reborde moldeada en la mayor parte de los diseños de llantas tiende a interferir con el asiento de los talones del neumático en una llanta estrecha. Una vez montado sobre una llanta estrecha, la tapa de la llanta del neumáticoaplica una presión indebida sobre el reborde de la llanta, con una posible separación de la pared lateral del neumático o un fallo prematuro de la llanta en el radio del talón. En una llanta estrecha, la banda de rodadura está curvada. Como sucede en el inflado excesivo, el desgaste del dibujo se concentraá en el área central de la banda de rodadura, con lo que la tracción se verá reducida en el campo. Utilice siempre la llanta recomendada.

3. Daños a las válvulas

Cuando las válvulas quedan fuera de las cámaras, esto indica un deslizamiento del talón del neumático sobre la llanta o un centrado inadecuado del anillo de la válvula. El deslizamiento del talón del neumático en la llanta puede estar causado por:

• Baja presión de inflado.

• Mal asiento del talón sobre la llanta.

• Excesivo uso de lubricante en el talón o llanta al montar el neumático.

• Marcha por debajo de la tolerancia

4. Mezcla de construcción de neumáticos

Siempre debe evitarse la mezcla de neumáticos radiales y diagonales en el mismo eje. Puede llevar a la inestabilidad y a causar daños mecánicos. En ciertos países esta práctica está incluso legalmente prohibida.

5. Grasas y aceite

Para evitar daños en el caucho, no deje que los neumáticos entren en contacto con grasa o petróleo. Después de utilizar el tractor en las operaciones de pulverizado, lave los productos químicos que puedan estar en los neumáticos.

6. Reparación competente

Deberá inspeccionarse en los neumáticos los posibles daños, particularmente cortes o roturas que penetren en, o pongan al descubierto los hilos de refuerzo de la carcasa. Los neumáticos dañados deberán retirarse inmediatamente de la rueda y enviarse a una estación de servicios de neumáticos reconocida para una inspección interna completa y si es posible para la reparación permanente de los mismos.

7. Seguridad de los neumáticos

Utilice siempre herramientas especiales de montaje y desmontaje que especifiquen los proveedores de neumáticos.

Nunca intente desasentar los talones de un neumático inflado.

Nunca vuelva a inflar un neumático que se haya quedado sin aire o muy poco inflado sin retirarlo y comprobar daños en el neumático, cámara o llanta.

Retire siempre el obús de la válvula y la caja y desinfle completamente el neumático antes de la reparación.

Nunca reacondicione, suelde, caliente o suelde con latón las llantas. Cuando haya que realizar trabajos en la llanta, asegúrese de desmontar primero el neumático.

Inspeccione siempre la retención adecuada de aire de los obuses de las válvulas. Sustituya las válvulas deterioradas o que pierdan aire.

Nunca instale cámaras que se hayan deformado o arrugado ni utilice una cámara en un neumático distinto del especificado por el fabricante.

Compruebe siempre el interior del neumático para ver si hay hilos sueltos, cortes, objetos penetrantes, u otros daños en la carcasa. Los daños reparables deberán repararse antes de la instalación de la cámara Los neumáticos con daños no reparables deben eliminarse.

Antes de insertar una cámara, inspeccione siempre la presencia en el interior del neumático de suciedad, líquidos o materiales extraños, y elimínelos.

Utilice siempre válvulas y cámaras nuevas en neumáticos nuevos.

Limpie e inspeccione siempre las llantas y compruebe que el diámetro de la llanta corresponde con el diámetro del neumático.

Lubrique siempre con lubricante de montaje aprobado para neumáticos. No utilice nunca anticongelante, silicona o lubricante con base de petróleo.

Nunca supere una presión de inflado de 2,5 bar (35 psi)  para el asiento del talón durante el montaje del neumático.

Utilice siempre una manguera de extensión con medidor y  portaherramienta de mordazas de modo que el operario pueda permanecer al lado durante el inflado y estar protegido por una jaula de seguridad aprobada.

Nunca intente encajar un neumático a una llanta que no encaje exactamente con el diámetro de la llanta. Ejemplo:   No deben intercambiarse 15 pulgadas y 15,3 pulgadas.