Neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno

Razones para instalar neumáticos específicos para climas fríos

Existen innumerables razones para comprar neumáticos de invierno, aparte de que sea obligatorio en algunos de los países europeos con climas más fríos:

  • Son más eficaces con temperaturas bajas: los neumáticos de invierno, que se fabrican con un caucho específico para las bandas de rodadura, le aportan un mayor control sobre el vehículo en carreteras heladas o con nieve.
  • Ofrecen más capacidad de arranque, parada y giro que los neumáticos de verano o todotiempo.
  • Mejor tracción: las bandas de rodadura de los neumáticos de invierno cuentan con una mayor anchura y más incisiones denominadas “entalladuras” que les proporcionan una mayor adherencia en invierno, en pendientes y en curvas pronunciadas. Permiten dispersar la nieve acumulada.
  • Clavos: algunos neumáticos de invierno están dotados de clavos para ofrecer una adherencia extra fuerte, la cual resulta fundamental en aquellas zonas donde las capas de hielo endurecido se mantienen todo el invierno.
  • Confianza y control: la mayoría de conductores se sienten más seguros circulando con neumáticos de invierno en condiciones invernales complicadas.
  • Rentabilidad: en temperaturas bajas, los neumáticos de verano se desgastan más rápidamente que los neumáticos de invierno.

La tecnología de los neumáticos de invierno

  • Sistema multilámina: cada uno de los tipos de lámina que incorpora el neumático ofrece un rendimiento óptimo en determinadas condiciones y lo hace adecuado para cualquier situación en invierno.
  • Compuesto de sílice doble: compuesto de sílice doble que garantiza un ritmo de desgaste bajo y mejora la aceleración.

Comprar neumáticos de invierno

Investigue por su cuenta

Podrá reconocer los neumáticos de invierno por el símbolo de la montaña con tres picos y el copo de nieve que llevan impreso en sus flancos.

La etiqueta europea de neumáticos que se coloca en todos los neumáticos nuevos ofrece información sobre sus características medioambientales y de seguridad. Sin embargo, no aborda el rendimiento en invierno. Por eso, le recomendamos que consulte alguna prueba independiente sobre los neumáticos además de consultar a su distribuidor más cercano.

Compre siempre un juego completo

Mezclar neumáticos de invierno y verano puede hacer que la conducción sobre carretera deslizante sea más peligrosa y afectar a la maniobrabilidad de su vehículo, especialmente si combina modelos con distintos dibujos en la banda de rodadura y características de rendimiento diferentes. Por tanto, le recomendamos que se asegure de instalar neumáticos del mismo tipo para disfrutar de una conducción más fiable y segura.

Almacene bien sus neumáticos

Si se cuidan, los neumáticos de invierno pueden durar tanto como los de verano. Para ello, deberá almacenarlos en bolsas especiales y apoyarlos sobre sus flancos (nunca en sus bandas de rodadura). Si no dispone de espacio para guardarlos en casa o en el trabajo, es posible que el distribuidor pueda plantearle otras opciones de almacenamiento.

 

Respete la ley

Si el país donde vive exige por ley el uso de neumáticos de invierno, anote la fecha obligatoria de instalación. Tenga también en cuenta que los neumáticos con clavos solo pueden utilizarse en determinados lugares durante épocas concretas.

La mejor forma de conducir en climas fríos

Conducir sobre carreteras con nieve, aguanieve y hielo entraña una serie de desafíos. A continuación, le ofrecemos algunos consejos para superarlos:

Modere la velocidad

No deberá superar la velocidad máxima que el fabricante de su vehículo recomienda cuando lleva instalados neumáticos de invierno. Tenga en cuenta que esta suele ser inferior a la permitida para los neumáticos de verano.

Compruebe el desgaste de los neumáticos

Revise siempre la presión y la profundidad de la banda de rodadura de los neumáticos. Aunque Dunlop recomienda una profundidad mínima de 4 mm en las bandas de rodadura de los neumáticos de invierno para garantizar un rendimiento óptimo, en aquellos países con un clima más frío donde se obliga el uso de neumáticos de invierno deberá atenderse a la profundidad especificada por la legislación vigente.

Utilice una marcha más alta para arrancar

Si las ruedas patinan, el vehículo podría hundirse más en la nieve.

No pise y suelte el freno repetidamente

Si cuenta con frenos antibloqueo, es preferible que ejerza una presión uniforme y sostenida sobre el pedal.

Respete la distancia de seguridad

Las distancias de frenado aumentan en carreteras con nieve y hielo.

Extreme las precauciones al atravesar puentes o pasos

Estos tramos son conocidos por su propensión a acumular placas de hielo. Por tanto, le recomendamos que modere ligeramente su velocidad al atravesarlos.

No acelere demasiado si el vehículo se atasca en la nieve

Si lo hace, corre el riesgo de terminar hundiéndose. Meta la marcha más baja posible y coloque piedras delante y detrás de las ruedas hasta ganar suficiente tracción y poder salir.

No se distraiga

Al conducir con nieve, deberá concentrarse al máximo en la carretera. No conteste al teléfono ni realice ninguna otra tarea que pueda distraerle.