Cómo comprobar las bandas de rodadura

Cómo comprobar las bandas de rodadura

Para optimizar el rendimiento en la conducción y detectar posibles complicaciones antes de que estas se conviertan en un verdadero problema, es importante comprobar siempre la banda de rodadura y la presión de los cuatro neumáticos.

¿Qué quiere decir “siempre”? Se recomienda revisarlos al menos una vez al mes y cuando se vaya a hacer un viaje largo, ya sea antes o después.

Nos debemos fijar en lo siguiente:

Señales visibles de desgaste en la banda de rodadura:

Estas barras de caucho rígido solo se hacen visibles cuando la banda de rodadura del neumático ha sufrido un enorme desgaste. Por tanto, si las puede ver, deberá entonces cambiar los neumáticos. Si no sabe dónde encontrarlas, puede ver una marca en el flanco que indica dónde se encuentran.

Profundidad inferior a 1,6 mm en la banda de rodadura:

Según la legislación europea, las bandas de rodadura deben tener una profundidad mínima de1,6 mm en torno a la circunferencia del neumático. En los neumáticos de invierno, Dunlop recomienda una profundidad mínima de 4 mm. Se pueden comprobar utilizando un calibrador de profundidad para bandas de rodadura (si no dispone de uno, puede adquirirlo a un módico precio) y procure medir sus extremos interiores y exteriores.

Incrustación de pequeños objetos en la banda de rodadura:

Es muy habitual que se incrusten pequeños objetos en las bandas de rodadura de los neumáticos. Aunque es fácil quitarlos en su mayoría, si identifica algún objeto que parece haber atravesado el caucho –un clavo, por ejemplo– no lo quite hasta acudir a un taller mecánico. De lo contrario, es probable que termine con un pinchazo en el neumático.

Desgaste de la parte exterior de los neumáticos:

Si este es el caso, es posible que deba inflarlos o comprobar si presentan pérdidas. Aunque los neumáticos pierden aire de manera natural, conducir con poca presión consume más combustible y aumenta el riesgo de accidente. Si detecta que solo los neumáticos delanteros tienen sus bordes desgastados, es posible que tome las curvas a demasiada velocidad.

Desgaste de los neumáticos en la parte central:

Si el centro de la banda de rodadura se desgasta más rápidamente que los bordes exteriores, es posible que los neumáticos estén demasiado hinchados, lo que puede aumentar el riesgo de reventarse. Use un manómetro y, si hace falta, desinfle los neumáticos hasta el nivel recomendado de presión.

Desgaste desigual en un solo neumático:

Los patrones de desgaste atípicos de las bandas de rodadura pueden indicar problemas en otras partes del vehículo. Si se detectan superficies de desgaste desiguales o lagunas, haría falta equilibrar o alinear los neumáticos. Estas lagunas también apuntan a un deterioro de los amortiguadores. Diríjase al taller mecánico más cercano para que le ayuden.

Desgaste desigual en todos los neumáticos:

Los cuatro neumáticos no se desgastan al mismo ritmo. En la mayoría de vehículos, la parte frontal aloja el motor y es donde se concentra el grueso de los giros. Por esta razón, los neumáticos del eje delantero se desgastan antes. Si cree que se desgastan más de lo normal, deberá revisar la suspensión. Si el desgaste es mayor en un lado del vehículo que en el otro, será un buen momento para alinear las ruedas.

Desgaste desigual en todos los neumáticos:

Los cuatro neumáticos no se desgastan al mismo ritmo. En la mayoría de vehículos, la parte frontal aloja el motor y es donde se concentra el grueso de los giros. Por esta razón, los neumáticos del eje delantero se desgastan antes. Si cree que se desgastan más de lo normal, deberá revisar la suspensión. Si el desgaste es mayor en un lado del vehículo que en el otro, será un buen momento para alinear las ruedas.